domingo, 25 de agosto de 2013

Una Mente Abierta y una Actitud Empática

Una mente abierta acompañada de una actitud empática nos puede llevar muy lejos en un mundo donde los problemas necesitan solucionarse de manera innovativa y creativa. Situaciones difíciles como el calentamiento global y las epidemias se pueden superar atacándolas desde múltiples contextos, tomando en cuenta diferentes perspectivas, trabajando colaborativamente y abriéndose a aprender de los errores y experiencias.  

Esta semana estoy cursando la última parte de un MOOC (Curso masivo abierto en línea) de cinco semanas que me ha traído abundante aprendizaje. Tan bueno ha sido, que no quisiera que terminara. El curso con título Design Thinking Action Lab trata acerca del pensamiento de diseño o design thinking y es ofrecido de manera gratuita por Stanford d.school a miles de alumnos. Nuevamente me convenzo de que  los MOOCs son increíbles oportunidades de aprender de grandes maestros de prestigiadas universidades.  

El pensamiento de diseño utiliza la imaginación para solucionar problemas actuales de manera innovadora.  El proceso inicia identificando las necesidades del usuario por medio de la observación, la conversación y la empatía,  sensibilizando al observador para que comprenda a fondo la situación y logre definir el problema. Una vez definido, se idean múltiples soluciones tomando en cuenta el contexto y dando mucha importancia a las personas involucradas. Se escogen las mejores opciones y con ellas se crean prototipos en forma de garabatos, videos, animaciones, maquetas, objetos modelados o representaciones teatrales.  El siguiente paso es probar estos modelos con usuarios para identificar si funcionan o no, y para esto es necesario estar abiertos a modificar la solución y crear nuevos prototipos cuantas veces sea necesario. Más que nada, es importante no aferrarse a las buenas ideas que pudiéramos tener por más genuinas que parezcan, pues ya lo comprobé:  ¡no necesariamente son las mejores opciones para la persona interesada!

Al buscar la solución, es importante estar dispuestos a arriesgarse y fallar muchas veces,  manteniendo el ánimo e intentando cuantas veces sea necesario. Por lo general, existirá más de una buena solución. Lo importante es encontrar la mejor para el usuario en su propio contexto.

¿Y cómo podemos incorporar el pensamiento de diseño en el salón de clase?  La solución de problemas es pan de todos los días en nuestras lecciones y para incluirla no se necesitan aparatos sofisticados. Con materiales sencillos como rollos de papel aluminio, cinta adhesiva, papel, post-its, marcadores, cajas de cartón, limpiadores de pipa y plastilina, los alumnos pueden ser creativos, llevar a cabo lluvias de ideas y armar prototipos. Las herramientas web 2.0 también pueden ser muy útiles para comunicar ideas y colaborar con el equipo de trabajo. En este curso utilizamos Mural.ly para agregar post-its a  muros virtuales, Prezi para producir presentaciones y Slideshare para compartir presentaciones powerpoint; todas muy sencillas de manejar.

El salón de clase es un lugar ideal para proveer a nuestros alumnos con oportunidades divertidas y abiertas que los lleven a perder el miedo a equivocarse y a adquirir seguridad en sus habilidades creativas para resolver problemas. No olvidemos fomentar el pensamiento de diseño en este entorno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario